11 beneficios que desconocías de la cebolla

La cebolla se ha convertido en una de las hortalizas más indispensables en nuestro día a día, puesto que su sabor y versatilidad permiten resaltar diferentes tipos de platos.

Se cree que la cebolla ha sido consumida mucho antes de que los seres humanos inventasen el lenguaje escrito y desarrollasen técnicas agrícolas.

En muchas culturas, la cebolla es un alimento muy apreciado por su riqueza nutricional y propiedades medicinales, que permiten su uso como medicina para la lucha contra muchas enfermedades.

Hoy, la cebolla sigue siendo una gran aliada de la salud, aunque actualmente hay varios tratamientos y medicamentos químicos de gran alcance disponibles en el mercado.

La principal ventaja de la cebolla es que no causa efectos secundarios y por el contrario, actúa muy positivamente en todo el cuerpo.

Muchos la recomiendan como medicina alternativa, porque actúa contra cientos de agentes patógenos y no altera la flora microbiana del intestino.

11 beneficios increíbles de la cebolla que podamos incorporar en nuestra dieta diaria

La cebolla mejora la circulación

Su contribución importante de quercetina lo convierte en un excelente remedio para mejorar el flujo sanguíneo y disminuir la inflamación.

Por su alto contenido en silicio disminuye el riesgo de trombosis y el envejecimiento de las arterias. Además, tiene un efecto anticoagulante que previene la formación de varices.

Previene la anemia

Pacientes con cualquier episodio de anemia pueden beneficiarse de los nutrientes de la cebolla para aumentar la producción de glóbulos rojos y restaurar la pérdida de sangre.

Esto es debido a su gran cantidad de nutrientes esenciales, tales como:

  • Hierro
  • Fósforo
  • La vitamina E
  • La vitamina C

Es un expectorante natural

Su contenido en vitaminas A y C aumenta la respuesta del cuerpo inmune para combatir eficazmente todo tipo de infecciones respiratorias.

Sus aceites esenciales liberan compuestos de azufre, que actúan como poderosos expectorantes, facilitando la recuperación de resfriados, bronquitis eliminando la flema.

Controla la presión arterial alta

Una de las complicaciones que sufre una persona hipertensa es la retención de líquidos por exceso de sodio. La cebolla contiene potasio, un mineral esencial para el equilibrio de agua y la lucha contra la inflamación de los tejidos.

Comer cebolla cruda reduce los niveles elevados de presión arterial y ayuda en el tratamiento de la gota y cálculos renales.

Regula el azúcar en la sangre

Su alto contenido en glucoquinina, hace que la cebolla sea un buen alimento para pacientes que sufren de altos niveles de azúcar en la sangre.

Mejora el funcionamiento del sistema digestivo

Las cualidades alcalinas que tienen la cebolla la hacen un excelente ingrediente para neutralizar ácidos y para activar la producción natural de los jugos gástricos de la digestión.

Actúa como un estimulante para una correcta absorción de nutrientes y, por sus compuestos antioxidantes, favoreciendo la eliminación de toxinas acumuladas en el colon.

Fortalece la inmunidad

Una dosis adecuada de vitamina C mantiene la inmunidad activa y crea una barrera protectora contra los virus y otros patógenos causantes de estas enfermedades.

Es un mitigador de dolor natural

La cebolla crea un efecto analgésico que sirve como remedio natural para aliviar dolores de cabeza y otros tipos de problemas asociados con la tensión.

Estimula el sistema nervioso

La cebolla contiene vitamina B y potasio, ideales para una adecuada transmisión y generación de los impulsos nerviosos.

Ayuda a bajar de peso

Todas las personas que desean bajar de peso pueden incorporar este alimento como un complemento perfecto para lograr buenos resultados.

La cebolla contiene muy pocas calorías y es alta en fibra, que reduce la acumulación de toxinas, así como acelera el metabolismo.

También controla el apetito, uno de los mayores obstáculos para alcanzar el peso deseado.

Previene el envejecimiento prematuro

Su riqueza en antioxidantes, como la vitamina C, compuestos sulfurosos y flavonoides, inhiben el daño celular causado por los radicales libres y las toxinas de medio ambiente.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *