Advertencia: con solo ver este insecto tu vida corre peligro

El mundo se encuentra lleno de criaturas aterradoras, la cuales pueden poner en peligro a los humanos, y aunque todas estas criaturas poseen nombres científicos extraños, muchos otros también tienen apodos que hacen que estos parásitos y plagas suenen incluso más espeluznantes, tal como el insecto besador.

Lo que hace que esto sea aún más inquietante, es que estos insectos se están haciendo infames por un posible beso de muerte, y que podrían estar anidandos a tu alrededor.

El insecto besador, recibió su nombre porque generalmente muerden a las personas cerca de la boca, en las noches mientras duermen, las 2 razones principales de esto, es que estos insectos se sienten atraídos por el olor que exhalamos, generalmente la cara es la único área que se encuentra expuesta durante el sueño. Los insectos besadores por lo general no se pueden tocar debajo de las cubiertas como a otros insectos o arañas.

Los insectos besadores buscan la sangre, así como lo hacen los mosquitos, las garrapatas y las moscas, generalmente, este tipo de insectos se alimentan justo después de las puestas del sol, y se sienten atraídos por la luz de las casas, los olores que exhala la piel y por el calor del cuerpo. Los insectos besadores que entran en una casa se alimentan tanto de las mascotas del hogar, como de las personas que allí viven.

Muchas personas presentan reacciones alérgicas moderadas o severas a la mordedura de este insecto; estas reacciones pueden ir desde irritación y enrojecimiento de la piel hasta un shock anafiláctico el cual requiere de atención médica inmediata.

Otro problema causado por el insecto besador, es la enfermedad de Chagas, la cual es potencialmente mortal, y es causada por un parasito que vive en el sistema digestivo del insecto, y se excreta durante la defecación de dicho insecto después de su alimentación. Si este parásito ingresa al torrente sanguíneo por medio del sitio de la mordedura o por una herida abierta, podría infectar al individuo.

El parásito se aloja en el músculo cardíaco o en el intestino, y puede permanecer oculto durante 2 décadas o más antes de causar los primeros síntomas los cuales son: erupción cutánea, fiebre, llagas en la zona por donde el parásito entro al cuerpo, diarrea, vómito e hinchazón en los ojos.

Esta fase no es peligrosa para los adultos sanos, sin embargo, es perjudicial para los niños o personas inmuno-deprimidas; en las personas sanas, los síntomas de la fase aguda desaparecen solos, pero el parásito subsiste en el cuerpo durante años.

La segunda fase, es la fase crónica, allí es cuando las cosas se ponen realmente peligrosas para los huéspedes del parásito; en esta fase el corazón y los sistemas digestivos se encuentran desorientados y dañados, ya que el parásito causa un agrandamiento del esófago, intestinos o corazón.

Un corazón agrandado provocará un latido cardiaco irregular o insuficiencia cardiaca, lo que provocaría un ataque al corazón.

¿Es tratable?

En la fase aguda, el parásito puede ser fácilmente tratado; para esto el doctor debe realizar una prueba. Para que los medicamentos recetados sean completamente efectivos, deben ser tomados inmediatamente después de la infección, sin embargo, es menos probable que los fármacos funcionen si la enfermedad tienen mucho tiempo en la sangre.

 

 

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *