Cómo Limpiar el Horno Fácil y Rápido

Durante todos estos años has estado limpiando el horno mal (si es que lo has estado limpiando y no eres como algunos ex-compañeros de piso que he conocido…) Aunque si te has pasado con los últimos 3 años sin limpiar tu horno, te comprendo, porque limpiar el horno es una de las peores tareas que pueden existir, agotadoras, y a veces parece que también imposibles. O al menos hasta ahora…

Porque resulta que la gran mayoría de nosotros hemos estado limpiando el horno mal desde siempre. Hemos estado haciendo demasiado esfuerzo, y ese demasiado esfuerzo haya sido quizás el culpable de que nos acabásemos por rendir y, dejar pasar un día más el horno sin limpiar. Y otro, y otro, y otro…  Yo he tenido tantas ganas de limpiar mi horno, que acabé pecando y comprando en Amazon una limpiadora de vapor a presión, pensando que así mágicamente se iría toda la suciedad acumulada del horno, que no logré quitar ni gastando media botella de quitagrasas y tres esponjas, ni tras pasar 3 sesiones de un limpiador de vapor que me costó 80 euros al cambio.

Pues resulta que ni esfuerzos, ni espátulas, ni rascar durante horas, ni mucho menos aún máquinas de vapor. Lo único que necesitábamos para limpiar nuestro horno mágicamente, es: vinagre y bicarbonato de sodio. Ningún ingrediente secreto más!

Paso por paso para Limpiar el Horno Fácil y Rápido:

  1. Quita toda las bandejas que tengas dentro
  2. En un bowl, haz una mezcla a base de un par de cucharadas del bicarbonato, y añade agua. Lo que buscamos es una consistencia que permita restregar la crema por todo el horno de forma homogénea.
  3. Coloca toda la pasta sobre cada uno de los rincones del horno que quieras limpiar.
  4. Deja la pasta en el horno durante una noche entera macerando. Al menos 12 horas son necesarias para que el bicarbonato haga su magia 🙂
  5. Al día siguiente quita todo lo que puedas a base de ir usando trapos mojados.
  6. Ahora es el momento de usar el vinagre, quieres echarlo por todo, como si fuese el limpiador principal, y usarte de un trapo para ir limpiando con el vinagre.
  7. 7. Irás viendo como mágicamente, allá por donde pases el vinagre acabará estando reluciente y tu horno se irá cada vez más pareciendo a como vino de fábrica.
  8. Coloca todas las bandejas de nuevo.

Ahora enciende el horno y déjalo a temperatura muy baja, para que vaya “quemando” cualquier residuo posible que hayamos dejado de la mezcla, y “purificando” todo el entorno de nuevo.

Para limpiar la ventana del horno, desde EcoRemedios te queremos dar otro consejo salva-vidas:

O bien puedes también haber aplicado la mezcla durante la noche anterior. O al día siguiente cuando te toque hacer las friegas de vinagre, basta que prepares al momento un poco de la mezcla de bicarbonato y agua, y la dejes actuar por 30 minutos. Media hora bastará para que actúe y limpie la suciedad pegada a la ventana.

 

 

Añadir Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *