Nuestros dolores físicos y emociones: ¿cuál es la conexión entre ellos?

A menudo  muchos de los dolores físicos que sentimos tienen algún tipo de relación con las emociones  que estamos atravesando.

La mente y el cuerpo están constantemente trabajando sin estar separados, lo que explica por qué tantos sentimientos se manifiestan a través del dolor en diferentes áreas del cuerpo.

Por ejemplo, los estudios han demostrado que el dolor crónico no es sólo el producto de una lesión física, sino que se puede producir por el sufrimiento constante del estrés y la depresión.

También  puede ser que el dolor en la espalda, cabeza y otras áreas del cuerpo tenga algo que ver con las emociones.

Dolor de cabeza

Los dolores de cabeza y migrañas tienen una estrecha relación con el estrés constante  y otros factores emocionales.

Por lo tanto, puede ser que su repetición indique una sobrecarga en las tareas diarias o la constante exposición a situaciones desagradables.

La mejor solución en estos casos es tomar algún tiempo en la práctica de cualquier actividad técnica o la relajación.

Dolor de garganta

La tensión en el cuello no siempre es debido a un mal movimiento o esfuerzo físico. De hecho,  cuando se repite continuamente es porque hay un fuerte sentimiento de culpa o autorrecriminación.

Si es así, lo mejor es identificar las cosas que nos están causando estos sentimientos y buscar el perdón.

El dolor de hombro

Muchas de las tensiones diarias son una carga que se lleva por los hombros. No tienden a centrarse en los problemas y preocupaciones.

Siendo conscientes de esta situación lo mejor es buscar soluciones apropiadas, evitando problemas de carga que no nos conciernen.

Si el peso es demasiado grande, lo mejor que puedes hacer es romperlo, evitando que sea más difícil de manejar.

Dolor en la espalda superior

El dolor en esta zona del cuerpo  está  relacionado con una falta de apoyo emocional  y el vacío que se siente cuando se mantienen sentimientos no correspondidos.

La recuperación tiende a ocurrir rápidamente después de reanudar el contacto con familiares y amigos. Por otra parte,  tiende a dejar de ser solicitante con el inicio de una  conexión emocional.

Dolor de espalda

El dolor de espalda constante es el producto de la tensión causada por problemas financieros. Tener problemas con el dinero y deudas, provocan una tensión innecesaria en esta parte del cuerpo.

Por esta razón, es esencial saber cómo manejar el dinero y estar preparados para una crisis. Reorganizar los hábitos de consumo, guardar y evitar comprar cosas innecesarias son soluciones sencillas para evitarlo.

Dolor en las caderas

El miedo al cambio puede manifestarse a través de la rigidez o dolor en las caderas.  La preocupación por el futuro puede causar este síntoma.

Lo mejor es tomar decisiones y tratar de limpiar la mente con otras actividades que puedan causar distracción. De una forma u otra, a dar pasos hacia el futuro es esencial para evitar que se convierta en un síntoma frecuente.

Dolor en las rodillas

Ser muy egocéntrico o  sentirse superior a veces se traduce en dolor.

Ser humilde y aprender a reconocer el buen trabajo de los demás es una manera de mantener el equilibrio.

Dolor en los pies

El exceso de sentimientos negativos y la falta de momentos de alegría son las causas del dolor crónico en los pies.

La depresión, la exposición a los problemas y el estrés de otros causados ​​por la sobrecarga de trabajo son los factores desencadenantes de esta dolencia.

Remojar los pies en agua tibia con sal es una gran manera de relajarlos, sin embargo, las prácticas saludables que causan la sensación de bienestar son necesarias para un alivio total.

Pasar tiempo con la familia, jugar con un niño o un animal de compañía son formas divertidas para aliviar esta carga.