Sigue estos 5 pasos para congelar para no lamentar consecuencias de salud!

Congelar no es tan simple como parece. No se trata solo de echar cualquier cosa a la helera sin ton ni son. Como todo en esta vida, existen unas reglas recomendadas para realizar la congelación de la forma más apropiada, correcta, eficiente, e incluso menos peligrosa para la salud. Porque puede haber peligros por congelar de forma incorrecta. Sigue estos 5 pasos:

1. El congelador debería estar siempre lleno

Eso es. El congelador debería de estar “lleno” siempre, y no vacío con a penas un ingrediente congelado y una botella de licor abandonada, o una cubitera. En este caso, el motivo no es un peligro para la salud, sino un motivo de eficiencia económica y energética para ti, la persona dueña de la nevera y quien paga las facturas de electricidad. Imaginamos que, cuánto menos dinero tenga uno que pagar, mucho mejor, y eso es algo que se consigue manteniendo el congelador lleno, pues un congelador “vacío” consume el doble de energía que uno bien cargado.

2. Congela comida en porciones pequeñas

Antes de congelar comidas, divídelas por porciones. Es mucho más eficiente y además te salva tiempo, espacio y energía, puesto que las porciones pequeñas se congelan de forma más lenta. Es aconsejable que si no se usa ya, se comience a usar bolsas de congelación y no tupperwares en el congelador. Evitaremos así roturas de plástico por altas temperaturas y lograremos hacer mayor hueco con más facilidad (en caso de necesitar más espacio en el congelador).

3. Bolsas para congelador

Siempre que puedas úsalas incluso de forma doble, dos bolsas para un trozo de bistec que guardes en el congelador, así lograrás dos veces más protección para el alimento, y evitarás que en caso de tener la nevera demasiado fría, se hiele la comida y la carne acabe a las horas bañada en aguas que puedan estropearla. Si vas a usar tuppers, también es aconsejable usar una bolsa antes de colocar la comida en el plástico. Incluso si los tuppers los tienes en la nevera guardando carnes o embutidos y demás productos sensibles, cubrirlos antes también en bolsas, pues en ocasiones la misma nevera puede formar hielo en nuestros alimentos.

4. Si dudas… no congeles 

Es mejor prevenir que curar, y en el caso de la comida no hay que dudar, una contaminación alimentaria no es ninguna broma. Si ves que un alimento está apunto de echarse a perder, no decidas congelarlo con la esperanza de utilizarlo más tarde.  Antes que tirarlo es mejor usarlo y aprovecharlo al momento, que la comida no debería tirarse a pesar de estar apunto de ponerse mala.

5. Y esto es super Importante, no lo olvides JAMÁS

Descongelar y limpiar el congelador. Es algo que casi nadie hace, de hecho, hay gente que seguramente no habrá descongelado y limpiado el congelador en su vida, a no ser que se vayan a mudar de casa y se lleven la nevera con ellos. Mal hecho. Todo en esta vida tiene que limpiarse cada X tiempo y pasar cierto “mantenimiento mínimo”, y en el caso de las neveras y heleras, cada tanto no sería mala idea descongelar y limpiar bien afondo. En los congeladores viven bacterias, de todo lo que has congelado y se ha podido ir cayendo, goteando, manchando… las bacterias son capaces de vivir bajo temperaturas de congelación, así es al fin y al cabo como muchas de ellas duermen en laboratorios de investigación científica. Así que es super importante descongelar el congelador y un domingo limpiar bien a fondo el frigorífico.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *